Hugo Chávez reabre el proceso para su reelección indefinida


El líder venezolano ignora la consulta que tumbó la reforma constitucional

MAYE PRIMERA – Caracas – 30/11/2008

Hugo Chávez —lo dice él mismo— no se irá de la presidencia de Venezuela. Ayer, en la televisión nacional, ordenó a sus seguidores que reactiven la reforma constitucional para establecer la reelección indefinida del presidente de la República, algo que ya fue rechazado en la consulta popular de diciembre de 2007.

“¡Chávez no se va, Chávez se queda!”, dijo el presidente durante un acto oficial. “Yo les doy mi autorización al PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), al pueblo venezolano, para que inicien el debate y las acciones para lograr la enmienda constitucional y la reelección del presidente de la República, y estoy seguro de que ahora sí lo vamos a lograr. Vamos a demostrar quién manda en Venezuela”.

Éste sería su segundo intento. En 2007, Hugo Chávez propuso al país la aprobación de una reforma de la Constitución que le permitiera se reelegido consecutiva e indefinidamente; hasta el año 2021, como es su deseo: “o, si Dios quiere y me da vida y salud, estoy listo para estar con ustedes hasta el 2019, hasta el 2021. Lo que Dios quiera y lo que el pueblo mande”.

Pero el pueblo ya rechazó esa reforma constitucional en un referéndum popular que se realizó el 2 de diciembre de 2007, y en el que la opción del no obtuvo el 51% de los votos y la del sí el 49%. Ese resultado le puso fecha de vencimiento al mandato de Chávez, que, con la Constitución vigente, culminará en diciembre de 2012.

La lectura que hizo Chávez de aquel revés electoral fue que el pueblo “no entendió” su propuesta, y desde entonces ha buscado nuevos caminos para aplicarla.

En julio de 2008, algunos de los artículos de la reforma rechazada han sido incluidos en leyes ordinarias, aprobadas por vía de decreto por el Ejecutivo. Uno de ellos, por ejemplo, fue incluido en el Decreto Ley de Administración Pública: el que le da la potestad al jefe del Estado de nombrar “vicepresidentes” en las regiones, figuras administrativas a las que quedaría supeditado el poder de gobernadores y alcaldes.

El debate legal del día en Venezuela es si la misma reforma que fue votada por los electores puede volver a presentarse. El argumento de la oposición es que no es posible, pues la Constitución venezolana señala, en su artículo 345, que “la iniciativa de reforma que no sea aprobada no podrá presentarse de nuevo en un mismo periodo constitucional”. Pero el argumento del oficialismo es que ésta será una reforma distinta, porque no la propondrá el presidente de la República, sino los diputados de la Asamblea Nacional.

En último caso, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia es la que debe resolver esa diferencia. Pero controlada como está por una mayoría de magistrados oficialistas, se prevé que el máximo tribunal no pondrá ningún reparo a que se vote esta segunda enmienda. En ese caso bastaría que el Partido Socialista reúna las firmas del 15% de los ciudadanos inscritos en el registro electoral (2,4 millones de firmas, aproximadamente) o que el 30% de los integrantes de la Asamblea Nacional lo solicite para que la reelección indefinida sea consultada en otro referendo.

La Constitución actual de Venezuela establece que el presidente de la República sólo puede ser reelegido en su cargo en una oportunidad. Chávez ya transita por su segundo periodo de gobierno de seis años, desde que se aprobó la Constitución de 1999, y por el tercero desde que fue electo por primera vez, el 6 de diciembre de 1998.

En su alocución de ayer, Chávez volvió a llamar a sus seguidores a recuperar el terreno perdido en los seis Estados ganados por “los fascistas” de la oposición en las elecciones regionales del pasado 23 de noviembre. Dos días antes les había ordenado “barrerlos”. Para el presidente, los nuevos gobernadores y alcaldes no tienen el plan de gobernar, sino de derrocar al Gobierno central con la ayuda del “imperio” y del paramilitarismo colombiano. Para dar más contundencia a su discurso, ordenó la expulsión del cónsul de Colombia en la ciudad de Maracaibo (capital del Estado de Zulia), al que acusó de ser parte de la conjura que se trama en su contra. También pidió a las Fuerzas Armadas que estuvieran preparadas “por si hay que reducir a algún cuerpo policial [de las gobernaciones opositoras]”.

Anúncios

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s

%d bloggers like this: