La comunicación por internet, un arma de doble filo en Bombay

  • Las autoridades pidieron que no se diesen tantos datos a través de la red

Por CRISTINA F. PEREDA (SOITU.ES)
Actualizado 28-11-2008 22:08 CET

Vinu es un usuario de Flickr que ha pasado de llevar un diario fotográfico en internet a recibir más de medio millón de visitas en un solo día. Sus fotografías de los atentados de Bombay, que todavía sigue actualizando, han dado la vuelta al mundo.

HO (REUTERS)

Uno de los supuestos autores de los atentados.

Vinu es sólo un ejemplo de lo que internet ha significado durante los ataques terroristas en la capital financiera de la India. Mumbai Help es el blog donde encontrar desde teléfonos de emergencia de embajadas en el país asiático hasta la lista de fallecidos y heridos o su localización en los hospitales. En Facebook, algunos usuarios informaban desde Bombay a sus familiares de lo que estaba ocurriendo cuando las líneas telefónicas fallaron. Y si las imágenes en directo de las televisiones no proporcionaban suficiente información, entonces quedaba las labores de periodistas ciudadanos en Twitter, Wikipedia o blogs colectivos, muchos de ellos actualizando desde el lugar de los atentados.

Un editor de Mail Today, un diario de la India, informaba en Twitter: “acabo de hablar con un policía. Las operaciones NO han terminado. Una furgoneta de la policía se dirige a Nariman House”. Minutos después explicaba que estaba informando desde su Blackberry a los pies del hotel Taj.

Diez horas después de que empezasen los ataques, internet se reveló como un arma contradictoria a la hora de difundir información. Las autoridades llegaron a solicitar que no se informara en la red sobre la localización y movimientos de las fuerzas armadas luchando contra los terroristas porque éstos tenían acceso a la información.

A los pocos minutos de que la CNN difundiera imágenes de los terroristas camuflados en un coche de la policía y tiroteando a la muchedumbre indefensa en las calles, la cadena hindú IBN informaba que los terroristas tenían acceso al sistema de radio de la policía. El robo de un transmisor podía poner en peligro a cientos de personas.

Usuarios de Twitter discutían desde Bombay de las estrategias de la policía y el ejército, así como de su localización.

Poco después, usuarios informando en Twitter desde Bombay se preguntaban por qué los medios de comunicación y los internautas estaban discutiendo las estrategias de la policía y el ejército, así como su localización. Ya se sabía que los terroristas estaban dentro de los hoteles, refugiados en habitaciones y con acceso a la televisión y a internet.

Uno de los terroristas, de nombre Shahadullah, llamó desde el hotel Taj a la cadena India TV, que retransmitió en directo la conversación con uno de sus presentadores. El terrorista declaró su pertenencia al grupo Deccan Mujaheddin e hizo referencia a las “injusticias cometidas contra los musulmanes”. Shahadullah también explicó que otros siete terroristas estaban refugiados en el hotel y que no liberarían a los rehenes hasta “que todos los muyaidines prisioneros en la India sean liberados”.

India TV también consiguió hablar con Shaad Ullah, otro terrorista refugiado en el hotel Oberoi al que intentaron convencer de que se rindiera: “piensa en tu familia, piensa en tu madre cuando vean que has fallecido…”

Desmond Boylan (REUTERS)

Turistas atrapados en los hoteles sabían lo que pasaban a través de sus Blakberrys.

Entonces comenzó el debate en Twitter. Los internautas parecen haber dejado las actualizaciones de Wikipedia por las de este servicio de “microblogging”, donde cortos mensajes recogían desde links a fotos de ciudadanos, informaciones sobre heridos de diferentes nacionalidades, descripciones de imágenes de las cadenas de India como “una familia ha escrito ‘Save us’ en la ventana del hotel”, o los números de teléfono de los hospitales donde todavía se encuentran los heridos.

La información compartida por los usuarios de Twitter sobre dónde se encontraban tanto la policía como los refuerzos del ejército desató la polémica. En televisión, con un presentador de la cadena India TV pidiendo a los espectadores que no compartieran ninguna información que comprometiera a los civiles y militares en Bombay, y también en Twitter. Usuarios como kawaljit, trabajador de la cadena india NDTV, o el canadiense emergent007, iniciaron un debate sobre la posibilidad de que los terroristas estuvieran utilizando esta información a su favor.

Las autoridades llegaron a solicitar que no se informara en la red sobre la localización y los movimientos de las fuerzas armadas porque los terroristas tenían acceso a esos datos.

Y la policía de Bombay les dio a todos la razón: las autoridades solicitaron que no se informara en ningún medio, tampoco en Internet, sobre la localización de las fuerzas de seguridad, el numero de agentes desplegados ni sus movimientos.

Inmediatamente después, la cadena de televisión CNN, que llegó a retransmitir durante las primeras horas con hasta cinco cámaras en directo simultaneas —una en cada lugar de los ataques— interrumpió todas las imágenes en directo que revelaban acciones militares. Ya no se veían civiles escapando escoltados por grandes autobuses, ni soldados apostados tras camiones de bomberos ni movimientos de fuerzas armadas por las calles desiertas del sur de Bombay. El propio embajador español español en la India, Ion de la Riva, aseguró ayer que manejaron la información de los españoles con discreción porque temían que “los terroristas fueran habitación por habitación, buscando más rehenes”.

Internet han servido a muchos de los civiles atrapados para informarse de lo que ocurría tanto dentro de los hoteles como en las calles de Bombay. La empleada de CNN Yasmi Wong, narraba a la cadena estadounidense cómo siguió todo lo que ocurría en su Blackberry mientras se refugiaba durante cinco horas debajo de su cama, a oscuras, y con toallas mojadas en la puerta para protegerse del humo. Otro de los civiles que consiguió escapar agradecía en televisión a los empleados del hotel que le dejaran mandar un email a su familia para decirles que no estaba herido.

Las dos caras del atentado en la ciudad de Bombay, terroristas y rehenes, parecen haberse beneficiado a su manera de la información al minuto que proporciona internet. La polémica está servida.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão /  Alterar )

Google photo

Está a comentar usando a sua conta Google Terminar Sessão /  Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão /  Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão /  Alterar )

Connecting to %s

%d bloggers like this: